No me digas que el cielo es el límite, cuando hay huellas en la luna

8.8.11

Música.

Lo intentaba explicar de una forma sencilla.
Seguramente tú hayas visto un paisaje bonito alguna vez y le hayas sacado una fotografía para enseñárselo a alguien. Lo mismo ocurre con las cosas que se viven o se sienten, como cuando a uno se le pone la piel de gallina o le da un vuelco al corazón. Claro que no hay cámaras de fotos capaces de capturar esas sensaciones, para ello esta la música.




No hay comentarios:

Publicar un comentario